IMG_0001

CHEZ MOI, ensalada mandala de zanahoria y umeboshi


El calor sigue y en Chez Moi somos fans de las ensaladas plato único, sabroso, saludable y divertido.

En la cocina, una de las cosas más importantes es la actitud, desde que compramos hasta que emplatamos, pasando por los fogones y las sartenes. Una actitud relajada, de entrega amorosa y presencia hace mucho más ricos los platos que preparamos. Procura no estar enfadado mientras preparas tus menús.

A veces no hacen falta grandes compras, esta ensalada mandala es fruto de lo que había en mi nevera hoy y del gusto que me da cortar, pelar, hervir y decorar.

Y es que cada plato que cocinas puede ser una obra de arte, como tu vida misma. Cuanto más corazón pongas en el proceso más corazón saborearás.

IMG_0001

INGREDIENTES:

Una tacita de cébada perlada en grano

Cuatro tacitas de agua

Un aguacate

Unas cuantas zanahorias del Gust d’Hort, mi nuevo descubrimiento en Gracia donde Guillem vende los frutos de su huerta sin cámara y con mucho cariño

Unas pocas pasas sultanas

Pepinillo encurtido

Una pizca de sal marina, otra de pimienta y otra de cúrcuma.

Cebada perlada en grano
Cebada perlada en grano

 

PARA EL ALIÑO

Un chorrito de aceite de oliva

Un chorrito de agua tibia

Una cucharadita de postre de pasta de ciruela umeboshi, conocida como la reina de la comida alcalina

Una cucharadita de postre de melaza de arroz

Una pizca de pimienta negra recién molida

Semillas de sésamo negro recién molidas

Unas gotas de limón o lima

Pasta de ciruela umeboshi

 

PREPARACIÓN

He descubierto que tengo un paquete de cebada perlada y recuerdo lo rica que está hervida y como base de cualquier ensalada. La lavo bien. Es importante lavar bien todos los cereales antes de cocinarlos hasta que el agua sale bien clara para eliminar todas las impurezas que no le gustan a nuestro cuerpo. Una vez está limpia la pongo a remojo en agua, en un bol de cristal. La dejo así toda la noche y por la mañana la cocinaré.

En otro recipiente más pequeño y también de cristal pongo a remojar las pasas sultanas eco, así se van hidratando.

Al día siguiente pongo agua a calentar en un cazo, con una pizca de sal, cúrcuma y pimienta, y cuando rompe a hervir añado la cebada perlada. La dejo hervir unos 15 minutos a fuego lento, vigilando que no se acabe el agua y removiendo de vez en cuando, sin prisas y disfrutando del proceso. La textura final ha de ser un poco parecida a la de una gominola.

Mientras, he pelado y cortado las zanahorias en juliana gruesa, como en la foto. He pelado y cortado el aguacate a daditos y lo he rociado con una gotas de limón y he cortado el pepinillo en rodajas muy finitas.

IMG_0010
Zanahoria cortada en juliana gruesa

 

Cuando la cebada está en su punto, la retiro del fuego, la cuelo y la dispongo en una bandeja, bien esparcida para que se enfríe antes. La cebada es un cereal muy sabroso aunque menos popular que el arroz, el mijo o la quinoa. Es ideal para consumir todo el año y sobre todo en primavera y verano. Nutre, relaja y refresca el hígado y la vesícula biliar. Me encanta su aspecto, como pequeñitos granos de café de color muy claro, y su textura una vez cocida es muy agradable al tacto del paladar.

Puedes usar agua nueva para escaldar la zanahoria, o utilizar la de hervir la cebada si te organizas bien. Cuando el agua hierve añadimos la hortaliza y la dejamos 3 ó 4 minutos, probando si la textura es de nuestro agrado antes de colarla toda. La colamos y la disponemos en otra bandeja, bien separados los trozos entre si para que lleguen antes a temperatura ambiente.

Mientras la cebada y la zanahoria se enfrían y las pasas sultanas se siguen hidratando preparo el aliño.

Salsa de ciruela umeboshi
Salsa de ciruela umeboshi

En un bol añado la pasta de umeboshi, la melaza de arroz y el aceite y bato suavemente, voy añadiendo un poco de agua templada y batiendo al mismo tiempo para emulsionar bien.

En Chez Moi intentamos evitar el azúcar y todos los productos refinados.

 

EMPLATANDO:

En un plato un poco hondo pero no mucho, pongo una capa de cebada perlada y la aliño y remuevo suavemente. Alrededor dispongo la zanahoria, como rayos de sol, en el centro el aguacate y por encima las pasas sultanas que habré colado previamente. Entre las zanahorias intercalo una rodajas de pepinillo. Aliño todo de nuevo con la salsa. Un poquito de pimienta negra recién molida, si es de tu gusto. Unas semillas de sésamo negro recién molidas, gran fuente de calcio, y plato listo para alimentar tus sentidos y tu estómago.

Por cierto, el agua de las pasas no la tires, está muy rica fresquita y favorece el transito intestinal. Y las semillas las tomo siempre molidas para aprovechar más todos sus aceites y nutrientes.

Si en tu nevera no hay aguacate pero si calabacín o espárragos u otra verdura puedes improvisar y decorar en tu estilo y enviarme una foto con tu propia receta.

Ser creativo con los recursos que tenemos en cada momento nos hace libres y valientes.

IMG_0001Bon appetit!

 

 

CHEZ MOI, ensalada mandala de zanahoria y umeboshi

MyVeryBests


Una bloguera socialmente sibarita!


Post navigation


2 thoughts on “CHEZ MOI, ensalada mandala de zanahoria y umeboshi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *