patepepino

CHEZ MOI, al rico paté de sardinas


Mi amor a los fogones y mi ocupación en el mundo de la salud me ha llevado por aulas y talleres para aprender trucos, nuevas recetas y consejos imprescindibles en una cocina consciente y saludable, que no renuncia ni a la chispa ni a la alegría en el plato y en el paladar.

En ese viaje gastronómico-pedagógico pasé por las clases de Montse Vallory en Biospace. Ella me enseño a hacer paté de sardinas que, por azares de la vida, había traído una vez a mi casa años atrás para una fiesta de aniversario.

Siempre me gustó la zanahoria rallada, pero confieso que la comía poco por la misma pereza de rallarla, me parecía un esfuerzo que transformaba el sabor y mi ánimo al recibirla. Hasta que en el aula de Montse descubrí la gama de gadgets Microplane, más caros que otros pero que redundan en eficacia. Rallar la zanahoria en una Microplane de paso estrecho es como patinar sobre el hielo. Puedo decir sin duda que es una de las mejores inversiones hechas en mi cocina.

Microplane

Me gusta tener un paté cremoso siempre en la nevera, de garbanzos, de alcachofas, de lentejas o este de sardinas. Alegran mis desayunos y se transforman en un entrante ideal o en un aperitivo resultón ante una visita inesperada, o esperada.

Lo sirvo en torradas de diversos panes, sobre tostas de arroz, sobre rodajas finas de calabacín o pepino, o acompañado de verduras cortadas en barritas.

patepepino

Paté de sardinas


Ingredientes

+ Una lata de sardinillas o sardinas ecológicas en aceite

+ Unas zanahorias

+ Un poco de perejil

+ Una pizca de mostaza

+ Otra pizca de tahine

+ Pimienta negra recién molida

+ Semillas de sésamo negro recién molidas

+ Unas gotas de limón

+ Salsa de soja

+ Orégano fresco

 

Preparación

En el mercado escojo un manojo bien bonito de zanahorias, me gustan las que vienen con la hoja y agrupadas, parecen más alegres, será de viajar juntas. Elijo dos o tres medianas, las lavo, las pelo con otro gadget increíble que también ha transformado en facilidad mi trabajo en la cocina, el pelador Zyliss. Únicamente has de tener cuidado de no acercar tus dedos a las hojas dentadas.

FullSizeRender

Y las rallo directamente en un bol con el rallador Microplane de paso estrecho, para que quede bien fina, con la textura ideal para la masa.

Añado las sardinillas sin el aceite. Con un tenedor, amor y paciencia, en movimientos suaves, las voy deshaciendo y mezclando con la zanahoria rallada.

thumb_IMG_6069_1024

Cuando la pasta está bien cohesionada, añado al gusto un poco de mostaza y un poco de tahine y sigo con los mismos movimientos de tenedor.

Añado la pimienta negra recién molida, las semillas de sésamo negro molidas, el perejil bien picado con un cuchillo japones de hoja cuadrada bien afilado, las gotas de limón y las gotas de salsa de soja. Sigo amasando con cariño.

thumb_IMG_6073_1024

Aconsejo añadir los últimos ingredientes en pequeñas cantidades hasta que el resultado se ajuste al propio gusto y al de los que van a comer el paté. Hay quien prefiere notar más el ácido del limón, hay quien se decanta por el dulce de la salsa de soja. A mi me gusta, sobre todo, que el sabor de la sardinilla mantenga su protagonismo.

Al final del final espolvoreo sobre el paté una pizca de orégano fresco, que le da un toque muy mediterráneo. !Y listo para servir!

Hace poco estuvo en casa Almudena, una de mis verybestsfriends en Madrid. Me pidió que le enseñara a hacer el paté de sardinas y como juntas somos muy imaginativas, experimentamos con un nuevo ingrediente. El resultado fue chispeante y original. Con cuidado y al gusto, al final del proceso (puedes probar solo con una parte del paté por si no te complace) añade un poco de wasabi en pasta o en polvo y mezcla bien. Este picante japonés le dió un toque inusual a la vez que delicioso, siempre en nuestra opinión, claro está.

Ya ves que es superfácil de hacer. Además te garantizo que servido con gracia en un bol y acompañado de unas verduritas cortadas en juliana o en rodajas, o con tostadas de pan apetitosas, o sobre rodajas de pepino fresco, quedas como una reina de los fogones.

thumb_IMG_6025_1024

 

Suerte! Experimenta y cuéntame como te queda tu paté de sardinas. Y dime si dejas libre tu intuición y descubres alguna otra variante que nos quieras compartir. Estaré más que encantada de recibir tus comentarios y experimentos.

Bon appetit!

CHEZ MOI, al rico paté de sardinas

MyVeryBests


Una bloguera socialmente sibarita!


Post navigation


6 thoughts on “CHEZ MOI, al rico paté de sardinas

    1. Hola Miquel, hacía días que no te veía por aquí. Muy buena idea lo de los pepinillos, yo los corto en láminas muy finas y los añado como elemento decorativo nutritivo cuando monto tostadas con el paté, combina estupendamente! Por cierto ¿Ya lo hiciste? ¿Te quedó rico? Cuéntanos, que sabemos que eres un amante de la cocina. Gracias por dejar tus impresiones aquí. Un beso Miquel.

  1. Diosss!!! Qué pinta!!! Suerte que acabo de comer. Aunque me sirve de poco, jijiji, ahora mismo salivando.
    Felicidades y mil gracias por compartir tus recetas.

    1. Yolanda… me encantas, que expresiva! Gracias por dejar tus emociones por escrito aquí. Gracias por tus felicidades, ahora quiero dártelas yo a ti, ¿ya has probado a hacer el paté de sardinas? es super fácil y super resultón. Venga, anímate y me cuentas. Un beso

    1. Ja ja ja… Que buena Natalia! Gracias por tus palabras y ya sabes, tu puedes hacer un rico paté de sardinas, sigue la receta y me cuentas como ha ido. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *